Cuando se hace referencia al cuidado de los niños, las personas piensan en la salud, vivienda, educación o vestido, es necesario conocer que existen otras actividades con el inicio a la literatura, que es fundamental para desarrollar capacidades intelectuales en los pequeños.

Existen libros para todas las edades, los gustos e intenciones, los títulos de toda la vida se conservan, existen nuevos autores, con historias nuevas que contar, que viven creando posibilidades para las nuevas generaciones.

La literatura infantil muy pocas veces no ha sido considerada, le ha sido negada su naturaleza y necesidad, este tipo de literatura no deja de maravillar a las personas. La relación del niño con los libros en sus primeros años de lectura, tienen como intención, el proceso de aprender, crear una relación que con el tiempo no se verá interrumpida.

Desde el siglo XX la literatura infantil ha tenido niveles elevados de producción y variedad, acompañados de cambios, que dificultan clasificarlas.  Este tipo de literatura ha estado precedida de manifestaciones orales desde su origen.

Existen personas que sugieren que esta tenga un desarrollo paralelo al de la literatura general, las raíces de los cuentos de hadas se han confundido con el nacimiento de la literatura infantil, ya que contiene elementos dirigidos a niños.

Personajes de la literatura infantil

La literatura infantil surge cuando el niño se empieza a considerar como un ser con entidad propia, algunos investigadores consideran que los que iniciaron la literatura infantil fueron los hermanos Grimm.

En cambio Perrault actuó como difusor de la cultura oral a la que sobreañadió otros elementos, por ejemplo: La caperucita roja tenía muchos años de tradición oral, cuando este la lleva a las letras, este abrió las puertas de esta clase de literatura.

Existen obras pedagógicas y didácticas para niños, que se remontan hasta el siglo VI, no son consideradas literatura infantil porque responden a intenciones diferentes, además de contener material que es considerado por los investigadores una verdadera literatura.

Entre los autores famosos que inmortalizan obras para niños están: Los hermanos Jacob, Wilhem Grimm, Hans Christian Andersen, autor del Patito Feo, El Nuevo Traje del Emperador, Hoffman autor del Cascanueces y el Rey de las Ratas, Oscar Wilde autor del Ruiseñor y la rosa, entre otros.

Los viajes de Gulliver de Jhonatan Swift o Alicia en el País de las Maravillas de Lewis Carroll son considerados los mejores exponentes de la literatura infantil, Swift tenía la intención de elaborar una sátira sobre la situación de su país durante la Ilustración y Carroll de la narración sin sentido aparente.

La literatura para los niños comprende géneros como la poesía, cuentos, fabulas, novelas, entre otros, lo importante es que el niño le guste leer, que interactúe con los libros, reflexione en torno a lo que ha leído.

Los autores son cuidadosos al momento de elaborar un libro para niños, estos consideran que lo que este lee es un mensaje recibido, estos se impresionan por la lectura de hechos que estén relacionados con magia o con hechos prodigiosos de algún héroe.

Los cerrajeros deben apoyar a sus hijos durante el aprendizaje de la lectura, para que estos les gusten no solo a leer sino comprender los textos.