El escribir bien no es tarea fácil, esta suele hacerse de manera fluida cuando ya se tiene práctica, llegar a ser un escritor reconocido como Gabriel García Márquez, Eduardo Galeano, entre otros, requiere de tiempo y dedicación.

 

Delimitar la temática: Tener claro sobre lo que se va a escribir es fundamental, las ideas no fluyen cuando se desconoce el tema o no se sabe a donde se quiere llegar. Es importante saber el lenguaje a utilizar, cada idea debe ser explicada.

Es posible que muchos conozcan la temática, pero existirán muchos que desconozcan el tema por lo cual, el lenguaje que se utilice debe ser explicito.

 

Investigue sobre el tema: El conocer ampliamente sobre un tema permitirá que se esté seguro al momento de plantear un texto, es bueno consultar en recursos como: internet, libros, expertos, entre otros.

Para mejorar la redacción es necesario tomar en cuenta la puntuación, la gramática, el uso del tiempo gramatical en todo el tema, la planeación y evitar errores.

 

Establezca subtemas: No solo es importante saber de que se va hablar, también es necesario saber que se va a decir, existen diferentes tipos de párrafos: Argumentativos (contienen la idea con la que se busca convencer al lector).

Conceptual (Se especifica el pensamiento de un autor o definición, por lo cual es necesaria su comprensión).

Cronológico (Se expresa el orden en el que sucedieron los hechos), de enumeración, explicativo, expositivo, descriptivo, narrativo, deductivo, causa- efecto, de conclusión.

Definir la extensión del texto: Este punto es importante para desarrollar el tema y no extenderse, ya que puede ocurrir que el lector se canse y no termine de leer el tema.

Conocer los temas y subtemas, este sistema permite crear un esquema jerárquico, el tema y luego los subtemas, manteniendo un orden estructurado de lo que se quiere escribir.

Escriba: Si tiene conocimiento del tema es posible que lo realice fácil y rápido, pero es necesario que a este se le aplique ciertas formalidades, como la ortografía, normas APA, cohesión y coherencia, entre otros.

Es fundamental tener en cuenta el sujeto, verbo y complemento, organizar las ideas para recordar todo lo que se sabe sobre el tema.

Evite los rodeos, la claridad del tema es importante para evitar redundancia en el texto, la preparación física y mental es necesaria, ya que se debe fijar un espacio, horarios y tiempo para escribir.

Cuidar la salud es importante, una buena alimentación, evitara que se esté mal física y mentalmente, ya que al momento de escribir estos factores puede causar distracción.

Despejar la mente es una buena opción antes de escribir, para tener claridad en las ideas y estructura del tema, existen escritores que revisan las redes sociales, consumen alguna bebida o hablan con alguien antes de escribir.

 Revisar y corregir: El leer una y otra vez en voz alta un texto permite encontrar fallas, este debe ser coherente, formal, sin errores ortográficos, entre otros.

Si está cansado, realizar el tema al día siguiente, si busca sugerencias permita que un amigo lo lea para que le dé su punto de vista. Para corregirlo es necesario revisarlo para que quede impecable.

Por ejemplo, a la hora de explicar la instalación de una cerradura, el cerrajero Badalona debe estar claro la forma en que lo explicara para que las personas que no son expertas en la cerrajería entiendan como hacerlo ellas mismas.